domingo, 5 de junio de 2011

Hacemos enormes esfuerzos para no necesitar de nadie, para no necesitar de una mirada para existir

los ojos que más nos obsesionan son los que no nos pueden mirar. Pero la mejor mirada no es la que se nos niega, sino esa mirada que no vemos, la que ignoramos distraídamente.
Esa mirada inesperada, fuera de todo calculo, esa mirada que nos ve cuando no nos sentimos mirados y por lo tanto nos mostramos mejor. Una mirada capaz de atravesar la máscara y ver lo que hay detrás.



by: julioo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

kk