sábado, 1 de octubre de 2011

Las princesas no deberían llorar, y mucho menos por sapos que se creían príncipes.

El amor es simple. Lo que sucede. Y lo único que necesita es estar con alguien. Mirada en sus ojos. Y suficiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

kk